En It Es De Fr
Twitter_original Facebook_original

El ciclismo es pasión, una verdadera pasión

“¿Cómo se hace?
¿Cómo se hace para resistir 21 etapas, afrontado condiciones extremas, tanto por el esfuerzo como por el mal tiempo?
¿Cómo se hace para aguantar 6 horas bajo el viento, el agua o la nieve como el otro día mientras subía el Galibier?
Son cosas extraordinarias, fascinantes incluso para los que no sienten una verdadera pasión por el ciclismo.
Porque el ciclismo es una pasión, una verdadera pasión”.


Así iniciaba el emocionante relato de Alfredo Martini durante el acto dedicado al 80º aniversario de Campagnolo.
Empezó con una dedicación a los jóvenes, a aquellos quienes todavía hoy, al igual que en la época de Coppi y Bartali, representan un ejemplo para todos.


Y mientras las palabras de Alfredo Martini se van enlazando, dando vida a un relato casi mitológico, en la sala reina un silencio absoluto y campeones de la talla de Alex Zanardi y Fabrizio Macchi escuchan completamente ensimismados, absortos en sus palabras.

“El ciclismo exige metas ambiciosas y muchas renuncias, no es nada fácil.
No es fácil para un joven renunciar a la diversión de todos los días. Aquí es donde el ciclismo se convierte en un ejemplo para los jóvenes, para los que aún tienen que crecer, madurar y convertirse en vuestro mañana”.


La magia continúa y Alfredo Martini empieza a buscar algo en su bolsillo izquierdo y extrae una nota con sumo cuidado.
Es el telegrama que le envió Tullio Campagnolo en 1978 para felicitarle cuando fue nombrado comisario técnico de la selección italiana de ciclismo.

“Siempre he profesado una gran amistad por este hombre que venía de un taller.
De uno de esos talleres donde se forjaban las horcas y las guadañas para segar el grano. Ahí fue donde Tullio Campagnolo aprendió el oficio, el oficio que desarrolló gracias a su gran inteligencia”

La memoria histórica de Alfredo Martini ha sido un precioso regalo para este ochenta cumpleaños.
La mejor manera de iniciar ese viaje en el tiempo que ha llevado a Campagnolo a convertirse, no sólo en una gran empresa, sino también en símbolo del mundo del ciclismo y del deporte en general.

Nuestro más sincero y profundo agradecimiento a Alfredo Martini por habernos acompañado en este día tan inolvidable.

Volver a las noticias